jueves, 21 de julio de 2011

We are the Harry Potter generation.

El 15 de julio se cerró una importante etapa en mi vida. Se acabarondiez años de mi vida, así, de golpe, me sentí vacío cuando salí del cine después de ver Harry Potter y las Reliquias de la Muerte parte 2. Hay mucha gente que no me entiende, pero me da igual, soy un potterhead y estoy muy orgulloso de ello. Porque yo crecí con los libros, crecí con las películas, crecí con Harry, Ron y Hermione y también con Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson. Significan mucho para mí e influyeron en mi vida, con ellos aprendí que por muy difíciles que se pongan las cosas siempre se puede hayar la solución, que el amor y la amistad pueden con todo en el mundo, que por mucha oscuridad que haya siempre habrá ese minúsculo punto de luz al que agarrarte para poder combatirla y salir adelante, que nunca estás solo, siempre hay gente ahí para brindarte su ayuda, su confianza. Todos hemos  llorado con la historia del Príncipe Mestizo y reído con Luna, Hagrid, Fred y George, todos hemos sentido la pérdida de algunos de sus protgonistas como Dobby, Tonks, Lupin y el propio Fred. Pero como yo hay millones de personas en el mundo que le debemos mucho, muchísimo a Joanne Rowling, la creadora de todo, ella es nuestra infancia, gracias a ella podemos refugiarnos en el mundo mágico de Harry Potter y perdernos en él, sentir que somos magos, soñar que podemos conjurar un patronus con una rama de un árbol o entrar en algún sitio donde las luces se encienden solas y susurrar un "lumos". Gracias a ella he pasado unos diez años increíbles y nunca, nunca jamás podré olvidar todo lo que me ha enseñado y todo lo que me ha hecho soñar. Ahora me siento vacío, no sé como explicarlo porque cuando estaba en el cine viendo el epílogo sentí que Harry, Ron, Hermione y Ginny al despedirse de sus hijos en el Andén 9¾,  también se estaban despidiendo de mí a su manera, pero una cosa es cierta (como bien dijo J K Rowling) las historias que más queremos van a vivir siempre en nuestros corazones, y la historia de Harry Potter siempre va a vivir conmigo, aunque no haya recibido la carta sé que Hogwarts va a estar ahí esperándome cada vez que me sumerga en los libros, para darme la bienvenida a casa. ϟ

miércoles, 22 de junio de 2011

Cuando era pequeño pensaba que el amor era tan fácil como lo pintaban todas las historias que veía en la tele. Todo era muy sencillo, chico conoce a chica (y viceversa) y en ese mismo momento ya sabes que van a acabar juntos, viven su historia particular e incluso muchas veces no pueden estar juntos por tonterías, y yo preguntaba ¿pero por qué no están juntos si ya saben que se quieren el uno al otro? Ingénuo de mí. Claro que en las series y novelas todo era fácil y bonito, porque todo estaba escrito en un papel, pero en la vida real no hay nada escrito, no tenemos un guión al que ceñirnos y descubrir si ella también te quiere a ti tan sólo pasando a la página siguiente, no sabes si tendrás un final feliz con ella o vas a sufrir, sufrir tanto que no querrás volver a saber nada del amor hasta dentro de mucho tiempo. Sin embargo, puede que eso sea lo mágico que lleva el amor, el no saber cómo va a evolucionar la relación, como va a ser día tras día con ella a tu lado.






Puede ser el mejor o el peor sentimiento del mundo.

martes, 14 de junio de 2011

Todo lo bueno se acaba

Ayer se acababa tras tres años y siete temporadas una gran serie. Una serie que nos ha enseñado muchas cosas estos años y mostrado situaciones reales que le suceden a gente de nuestra edad a través de sus personajes. Por ejemplo, que las enfermedades graves como la bulimia que soportó Ruth y el cáncer de Cabano pueden acabar en final feliz, superándolas día a día y poniendo fuerza de voluntad. Como personas pueden cambiar para bien como Gorka y Alma y sentar la cabeza o cambiar para mal pero darse cuenta de sus errores como Teresa y Daniela. O como estar impedido en una silla de ruedas no tiene por qué ser un obstáculo como Jon y enseñarnos lo difícil que es ser madre adolescente como Paula. También nos han dejado grandes personajes particulares que no quedarán en el olvido como Blanca, la Yoli y la gran, gran Olimpia. Por último recalcar las grandes historias de amor que han recorrido los pasillos del Zurbarán estos años y que nos han tenido en vilo en más de una ocasión; Ruth y Cabano; Paula y Gorka; Fer y David etc. Hemos sufrido y reido con todos los personajes, o vivido sus historias con ellos por eso han marcado.
Y por eso, porque nos ha marcado nunca olvidaremos esta gran serie llamada 'Física o Química' .

viernes, 10 de junio de 2011

jueves, 9 de junio de 2011

AMISTAD

La amistad es una palabra bastante interesante, puede significar muchas cosas. Como por ejemplo momentos vividos, esos momentos que se quedan grabados en nuestra retina para siempre, vividos con alguna persona en particular que te alegra el corazón cada vez que estais juntos, no tiene por qué ser un alma gemela para tí, ni siquiera compartir los mismos gustos e intereses, simplemente por ser como es, que cuando está a tu lado las horas pasan a la velocidad de segundos, sientes la necesidad de sincerarte con él/ella porque te hace sentir bien, te hace sentir escuchado lo cual no lo hace cualquiera, y sobre todo porque está en los momentos buenos y en los malos, en esta última circunstancia es cuando descubres quien es tu amigo o quien dice serlo. Por suerte yo conozco cual es la verdadera amistad, pero por desgracia también sé cual no lo es, llamémosle habilidad, reconozco en las personas la verdadera amistad y la gente tiene razón con que se cuentan con los dedos de una mano, e incluso, a veces hasta sobran, parece increíble ya que se piensa que tiene muchísimos amigos, cuando en realidad los que sabes que SIEMPRE van a estar ahí a medida que vayan pasando los años serán realmente cinco, o menos, y no son todos aquellos que tienes en tuenti o facebook, a esos se les llama 'conocidos'. A grandes rasgos esta es la diferencia entre la verdadera amistad y la 'amistad' que creemos tener con otra gente. Yo he sentido la verdadera amistad, ¿y vosotros?

miércoles, 8 de junio de 2011

La sombra del viento

'Me incliné sobre ella y recorrí la piel de su vientre con la yema del dedo. Bea dejó caer los párpados, los ojos y me sonrió, segura y fuerte.
-Hazme lo que quieras .. -susurró.
Tenía diecisiete años y la vida en los labios.'